Manifiesto Pagos Online

¡Bienvenidos a nuestra historia! 

El mundo cambió y nosotros con él

Incluso a Julio Verne, quien supo ser el más grande visionario de la ciencia ficción, le hubiese sido difícil imaginar nuestro mundo tal como lo conocemos. Vehículos autónomos, Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Criptomonedas, Metaverso; son algunas de las cosas que hacen de nuestra realidad un relato de ciencia “no-ficción”.

Sin embargo, en Latinoamérica el impacto de las nuevas tecnologías parece ser más lento o bien lograr cambios solo visibles en ciertos sectores de la economía, dejando de lado a tantos otros. Ejemplo de esto último es el caso de las Pymes.

Las Pequeñas y Medianas Empresas representan más del 99% de las compañías en América Latina y, en consecuencia, generan el 60% del empleo productivo formal en la región. Paradójicamente, a pesar de su importancia para el crecimiento económico y social, enfrentan grandes desafíos. El mayor de ellos es la falta de políticas públicas que fomenten el sector, ya que esto provoca, en la mayoría de los casos, un giro hacia a la informalidad, baja productividad y eficiencia; que dirigen de forma casi inevitable a una baja competitividad respecto a empresas más grandes.

Las nombradas hasta aquí fueron algunas de las consideraciones que tomó en cuenta la ONU para elaborar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en especial los puntos 9 y 10: Industria, Innovación e Infraestructura y Reducción de las Desigualdades. A través de ellos, las naciones se comprometen a buscar, en conjunto, maneras de incentivar la creación de estímulos desde el sector público para mejorar la competitividad de las empresas y con esto generar un impacto positivo a nivel macroeconómico.

Si bien estamos seguros de que este tipo de iniciativas del sector público son importantes y necesarias, en Zenrise creemos que también desde el ámbito privado debemos hacer cada uno nuestra parte. Y quienes trabajamos en tecnología tenemos aún mayor responsabilidad por el modo en que esta viene transformando al mundo en la llamada Cuarta Revolución Industrial.

Sabemos de las dificultades que atraviesan a las Pymes porque nos tocó ser una

 

Para la creación de Expensas Online, nuestro primer producto y un gran sistema de gestión, sólo nos faltaba resolver la recaudación de las expensas con una solución al estilo de Stripe, cuyo software permite a individuos y negocios recibir pagos por internet. Intentamos con los actores más relevantes del mercado, pero no pudimos resolverlo. Fue así que decidimos encarar la solución por nuestra cuenta, con el desafío que esto implicaba.

Cuando logramos solucionar ese problema e integrarlo en la plataforma, nuestros mismos clientes nos dieron a entender que algo así era lo que necesitaban. Gracias a esta solución podrían, además de resolver las cobranzas en su gestión de las expensas, administrar pagos recurrentes de algún negocio u organización en el que estuvieran involucrados, como ser cobros de alquileres, cuotas sociales de clubes, aportes a alguna fundación, entre tantos otros.

Fue entonces cuando entendimos que nuestra solución de Pagos Online, podría ayudar a todas esas PYMES. Fuimos capaces de cubrir ese vacío que dejaron las grandes pasarelas de pagos enfocadas en consumo masivo y también los bancos con sus sistemas tan manuales y poco actuales.

Desde entonces todo nuestro desarrollo se centró en ser puente entre las pequeñas y medianas empresas y el mundo digital, en crecer en funcionalidades que automaticen procesos esenciales para cualquier organización, como lo es la recaudación, y permitir que puedan enfocar sus esfuerzos en la parte más esencial de sus negocios.

 

Este blog parte de la misma premisa: ser puente. Queremos acercar información que agregue valor a todas las personas que manejan sus negocios y a quienes quieran entender más en profundidad sobre el mundo fintech, su relación con las organizaciones e impacto, la actualidad en las finanzas, entre tantas otras temáticas; de manera que sirvan como herramientas para tomar mejores decisiones en este: nuestro mundo del hoy

 

Fuentes: WEF y CAF (Banco de Desarrollo de América Latina).