Ciberdelitos: la importancia de proteger tus datos personales

¿Solés poner la misma contraseña para todas tus cuentas por miedo a olvidarla? ¿Usás una única contraseña para tus redes sociales y para tu HomeBanking? Tus datos pueden estar en peligro. En esta nota te contamos sobre los ciberdelitos y cómo protegerte de ellos. 

Ciberdelito

El comienzo del cibercrimen se remonta a los inicios de las primeras redes informáticas y se ha ido expandiendo y complejizando a medida que la tecnología se abría camino y el manejo de datos continuaba profesionalizandose. El término “delito cibernético” fue acuñado por Sussman y Heuston en 1995 y, si bien no puede definirse de una manera única, se remite a una serie de actos y conductas que afecta a los datos o sistemas informáticos y constituye actos ilegales en los que los dispositivos digitales o sistemas de información pueden ser herramientas para cometer el acto, objetivos del mismo o una combinación de ambos. Hay tantas definiciones de cibercrimen o ciberdelito como maneras de ejercerlo, pero de algunas cosas estamos seguros: nuestra información personal está en riesgo y es necesario adoptar medidas de seguridad al respecto.

 

¿Por qué se roban los datos personales?

Que el negocio del hurto de información privada esté en aumento solo nos dice que la demanda existe. Desde acciones de marketing hasta phishing o extorsión se encuentran entre los principales objetivos. Con esa información transgredida se puede acceder a cuentas bancarias, préstamos y dinero a cambio de extorsiones (a particulares o empresas) y cientos de delitos más. Una de las preguntas más comunes que surgen al hablar sobre esto es: ¿Las contraseñas no son suficientes para asegurar nuestros datos? La respuesta simple es no, pero ¿por qué?. Ya sea por errores humanos o por actos de ciberdelito realmente sofisticados, nuestros datos pueden verse filtrados, transgredidos y utilizados con objetivos erróneos. Las organizaciones y empresas comprenden, a medida que este tipo de comportamientos avanza, que sus sistemas de seguridad son insuficientes y se deben tomar medidas extra para los más novedosos cibercrimenes. Las contraseñas, que muchas veces no cumplen con los requisitos de seguridad necesarios, son una barrera poco eficaz contra el hurto de datos. Basta pensar que con acceder a una sola de ellas, por ejemplo, la del correo electrónico, se es capaz de ingresar a todas las cuentas integradas con este último, para entender la poca garantía y solidez que brindan.

En Argentina

En nuestro país, según datos oficiales informados por la Dirección Nacional de Ciberseguridad, en 2021 los incidentes informáticos se incrementaron un 260% en relación al 2020. Durante el año pasado se reportaron 591 incidentes, de los cuales el 55,24% corresponden a casos de phising (robo de identidad), seguido por la modificación no autorizada de la información (15,20%). Lo curioso es que la mayoría de los incidentes reportados (casi 40%) fueron por parte del Estado, dato clave debido a que es el ente que nuclea los datos personales de todos los habitantes argentinos.

Fuente: Dirección Nacional de Ciberseguridad 2021

Fuente: Dirección Nacional de Ciberseguridad 2021

 

Factor de autenticación en 2 pasos (2FA): una medida necesaria

Es urgente comprender la necesidad de proteger los datos personales con algo más que una simple contraseña y un hábito que sería verdaderamente útil incorporar es el de la doble autenticación. Esta autenticación en dos factores consiste en lo siguiente: luego de ingresar usuario y contraseña en una aplicación o sitio web, en lugar de obtener el ingreso automático, el sistema procederá a pedir una verificación extra para asegurarse que quien intenta ingresar es realmente quien dice ser. Esta segunda autenticación, en las categorías más sencillas, puede ser:

  • Un número o PIN de seguridad.
  • Una verificación en correo electrónico o número de teléfono.
  • Una respuesta a una pregunta “secreta”.
  • Un patrón de teclas o conjunto de puntos.

 

El objetivo de la autenticación por dos factores es minimizar la probabilidad de que quien busca cometer un ciberdelito pueda hacerlo efectivamente. Ya que las posibilidades de que un delincuente cuente en los dos casos – y no solo uno- con la información necesaria para ingresar a una cuenta ajena son muy bajas. Hay varias opciones para configurar este proceso de seguridad. En general, muchas de las aplicaciones que utilizamos a diario tienen incorporada esta función, tales como Gmail, HomeBanking, apps de pagos, incluso redes sociales como Instagram y Facebook. Por otro lado, se puede configurar un software externo para gestionarlo, como Google Authenticator, LastPass y Microsoft Authenticator.

Pagos Online

En Pagos Online priorizamos la seguridad y privacidad de nuestros clientes: nuestro sistema cuenta con una integración de Güeno, una plataforma de prevención de fraude basada en el comportamiento que analiza la identidad, el dispositivo y las señales de comportamiento de los usuarios para calificar las transacciones de riesgo en tiempo real. La integración con Güeno nos permite detener las incidencias de fraude en el momento de la incorporación de nuevos clientes, la financiación de la cuenta y durante los pagos dentro de nuestro sistema. Sabemos que la tranquilidad de los usuarios ante las transacciones digitales es fundamental. Todos queremos cuidar nuestro dinero y nuestros datos. Es por eso que cuidamos a nuestros clientes.

¿Cómo funciona el sistema antifraude de Pagos Online?

  • KYC: Solución completa para validar ID y biometría. Chequeos con gobiernos de LATAM.
  • Tarjetas de crédito y débito: Detecta el origen de las tarjetas de crédito, si tienen actividad fraudulenta o no, en base a nuestro conjunto de reglas de puntuación del cliente.
  • Detección de lavado de dinero: Identifica transacciones internacionales debajo de 10k para mantenerse por debajo del umbral del IRS. Detener direcciones relacionadas con Dark-Net Markets.
  • Transferencia bancaria: Evalúa el monitoreo y las actividades de transferencia contra conjuntos de reglas que determinan el riesgo de fraude o lavado de dinero.
  • AML Monitoreo de transacciones: Sanciones, listas de vigilancias, PEP y medios adversos.
  • Fondos y apropiación de cuenta: Protege tu negocio y a tus clientes, detectando cualquier actividad fraudulenta de entrada y salida de efectivo.

Con Pagos Online todas tus transacciones y recaudaciones están seguras.

Si el tema es de tu interés y querés continuar informándote, podés leer nuestro artículo de Fraudes financieros digitales y cómo prevenirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.